pienso

Consejos para mantener el pienso en buenas condiciones

A la comida de nuestras mascotas la debemos cuidar de la misma forma que hacemos con la nuestra. Por eso, a la hora de comprarla, almacenarla y manipularla tenemos que ser muy cuidadosos. Para mantener el pienso de tu perro o tu gato en buenas condiciones te daremos algunos consejos útiles para que ellos disfruten de sus comidas cotidianas.

Uno de los datos a tener en cuenta para conservar el pienso es que compres la cantidad necesaria, por ejemplo, para dos semanas o un mes como mucho. Así como cuando compras los alimentos para la familia te fijas en la fecha de vencimiento igual tienes que hacerlo con tu mascota porque sería perjudicial para su salud si el producto ya está caducado. Si por caso, el animal come 300 g por día y compras un saco de 15 kg, tendrás para 50 días antes de los cuales no debe caducar.

Una vez que hayas abierto el paquete de pienso es importante que sirvas la porción correspondiente y el resto quede en el mismo paquete. Si es posible lo debes guardar en un recipiente hermético en un lugar fresco y seco, siempre en función de las instrucciones del fabricante. Es preferible que lo protejas del sol para que no se acelere su descomposición.

Al guardar el pienso es aconsejable que si lo dejas a ras de suelo lo pongas sobre una madera o una plataforma con patas que lo mantenga aislado de la humedad y con una ventilación adecuada. Si hay exceso de humedad se generarán mohos que además de estropear el sabor del alimento producirán toxinas perjudiciales para la salud de nuestro querido amigo de cuatro patas.

Una de las cualidades del pienso es que conserva su valor nutritivo, frescura y sabor durante mucho tiempo. Con respecto a los envases que no estén abiertos déjalos planos sobre una superficie nivelada y lejos de puntas o bordes afilados que puedan romper las bolsas o paquetes en los que esté guardado. Para que sea más práctico a la hora de darle de comer hazte con un recipiente grande que mantiene abierta la bolsa de comida y asegúrate de que tenga tapa para aislarla de posibles parásitos.

Si no guardas la comida en un armario comprueba que quede bien cerrado porque si tu mascota accede a ella e ingiere más de lo debido puede sufrir una hinchazón abdominal. Y si le sirves el pienso humedecido que sea nada más que la porción que va a comer en ese momento. Si sobrara algo retírasela después de una media hora ya que podría atraer moscas o empezaría a fermentar si hace mucho calor. Si tienes estos consejos en cuenta tus mascotas serán muy felices.