comprar pienso perro

Cómo conservar el pienso de tu mascota

¿Has notado cómo tu mascota rehúye el pienso tras varios días en el comedero? ¿te has fijado que de repente tu perro o tu mascota ha dejado de comer como lo hacía escasos días atrás? ¿Se encontrará mal? Un detalle importante que debes tener en cuenta: ¿cómo conservas el pienso de tu mascota?

Lo primero que tenemos que descartar es que nuestro perro o gato se encuentre verdaderamente mal. Dale comida en lata o alguna chuche y si esto sí lo come, el error se encuentra en el pienso. Cómo conservar el pienso de tu mascota es esencial por eso es importante como primer paso, saber la cantidad de pienso que comprar y calcular cuánto nos va a durar. Date cuenta que si tienes un perro pequeño, es una barbaridad comprar sacos de pienso enorme, cómpralos siempre dependiendo de su tamaño.

Recuerda que nuestras mascotas no son animales que se crían y viven en la calle, perros y gatos que comen absolutamente de todo y han adquirido un rol de supervivencia que pasa por no hacer ascos a casi nada a la hora de comer. Sin embargo nuestras mascotas son más exigentes y tienen muy en cuenta sabores, aromas y, cómo no, que el pienso no esté rancio. Si sabes cómo conservar el pienso de tu mascota, evitarás este gran problema que, encima, te ayudará a ahorrar dinero.

Ten en cuenta que con el pienso pasa como con cualquier alimento para las personas. Una vez abrimos un paquete de algo, su intensidad y sabor va perdiendo eficacia y atractivo conforme pasan los días sin consumirse hasta que se hacen malos y tenemos que tirarlo. Los piensos de perros y gatos, duran muchísimo pero eso no quita que haya mucha diferencia entre el sabor del pienso nada más abrir el paquete que los últimos bocados. Por ello es muy importante que conserves las bolsas bien cerradas, puede entrar aire fácilmente y estropear la calidad del pienso.

Lo recomendable es comprar contenedores, como por ejemplo botes, para almacenar el pienso. Comprueba que se abren y se cierran con facilidad y conservan a la perfección el estado del interior del paquete sin que se estropeen sus propiedades. Es importantísimo que mantengas bien aislado el pienso del calor, el oxígeno, la luz del sol y la humedad.

Te recomendamos usar recipientes de metal y vidrio, aunque también los de plástico pueden conservar bien el pienso de nuestras mascotas. Asegúrate que la tapa cierre bien y que no entre aire. Coloca el pienso en un lugar oscuro y fresco, y si optas por sacos grandes, que éstos estén apoyados encima de superficie como por ejemplo una manera pero nunca directamente sobre el suelo ya que podría absorber la humedad del piso.  Recuerda que la humedad favorece el moho, éste arruina la comida y de no darnos cuenta estaremos dándole a nuestras mascotas toxinas muy peligrosas.