mi perro ha dejado de comer

¿Por qué mi perro ha dejado de comer?

Rara vez pasa que nuestro perro no nos pida comida. Si por él fuera se pasaría todo el día comiendo. Cuando llegamos a casa, cuando nos disponemos a comer o a cenar, si estamos picando algo… siempre viene a nuestro lado a ver si le damos algo o tiene la suerte de ser premiado con algo de lo que nosotros estamos comiendo. Por eso es raro cuando, de repente, ha dejado de comer. Saltan las alarmas. ¿Por qué mi perro ha dejado de comer?

Pueden existir múltiples factores y no siempre debemos ponernos en lo peor. Eso sí, es nuestra obligación estar pendiente de esta situación y si lleva un par de días sin probar bocado pedir hora en nuestro veterinario de confianza.  No es normal que un perro deje de comer y podemos adivinar de qué se trata observando su comportamiento e incluso sacando nuestras propias conclusiones. Una de las más obvias es que las comidas para perros no todas están buenas. Tu perro es listo y lo sabe, aunque no sea de pedigrí y sobre todo si se ha acostumbrado a comer con cierta calidad.

La comida para perros que venden en algunas grandes superficies suelen ser ricas en sal, algo que los perros terminan odiando a corto plazo y, por tanto, dejan de comer. Otras, las más baratas, incluso están poco sabrosas y nuestras mascotas ni las pueden ingerir. Optar por comprar comida para perros de cierta calidad, con sabores y un buen olor en cuanto al pienso, y que éste reúna todos los nutrientes y vitaminas que les hacen falta para una buena salud debe ser una prioridad para nosotros. ¡Se merecen lo mejor!

Si te sigues preguntando ¿por qué mi perro ha dejado de comer? Y le has cambiado hace poco el pienso es que ahí precisamente puede que esté el problema. Perros y gatos son muy fieles a su pienso de siempre y el cambio incluso de marca les puede trastocar el apetito, te aconsejamos el cambio gradual. También como sabes el perro se aburre un poco del pienso así que de forma esporádica le puedes dar otros alimentos para perro como galletitas, pero sin pasarse.

La indigestión puede ser otra causa del porqué tu perro ha dejado de comer. Los atracones no son buenos y puede ser que le haya sentado mal. Hasta que no haga la digestión, evacue o vomite no se sentirá bien y por tanto no volverá a comer con regularidad. También puede ocurrir que jugando o porque es un travieso, tu perro se haya tragado algún que otro objeto, plástico, etc… en casa sin tú darte cuenta. Si es incapaz de digerirlo y evacuarlo es preciso provocarle el vómito. Incluso es recomendable acudir al veterinario porque la ingesta podría provocarle males mayores.

Y por último, está el efecto psicológico. La depresión también influye y quita las ganas de comer, también en perros. La pérdida del otro perro de casa, una mudanza, incluso hasta el síndrome postvacacional pueden causarle estragos en su apetito. ¡Toma nota!