Entradas

Las espigas

Korea-Barley-01

Las semillas de las espigas van metidas en una vaina dura y alargada y termina en una punta muy aguda con largos penachos en la parte posterior que constituyen un ingenioso sistema para que, una vez que entra en contacto con el pelo de un animal, sólo pueda desplazarse hacia delante y de este modo sujetarse bien para no caerse. Las espigas cuando están amarillas son muy peligrosas para nuestro perro porque pueden desprenderse y se pueden clavar ente los dedos, las orejas, los ojos y hasta en la nariz.

Las espigas entre los dedos y las almohadillas

El lugar donde más suelen clavarse las espigas son en los dedos y las almohadillas. Cuando sucede suele observarse una tumefacción roja que supura y que los veterinarios llaman granuloma por cuerpo extraño. Aunque normalmente no es un problema grave, provoca cojera e impide sacar al perro al campo. Debemos hacer todo lo posible por sacar la espiga y por ello el veterinario utilizara una pinza y pondrá anestesia local. Es importante sacar la espiga lo antes posible porque si no puede desplazarse por debajo de la piel e infectar tejidos.

Las espigas en los oídos

Son otro de los puntos por donde las espigas suelen introducirse, creando mucho malestar en el perro. La sintomatología suele ser muy clara, ya que el animal sacude bruscamente la cabeza y mantiene baja la oreja del lado donde ha entrado la espiga. En este caso no queda más remedio que acudir al veterinario para que la extraiga, habitualmente bajo sedación o anestesia, utilizando un otoscopio con unas pinzas especiales, ya que si se deja puede dañar gravemente el oído al penetrar el tímpano y entrar dentro del oído.

Las espigas en los ojos

Es el punto más delicado porque supe alojarse detrás del párpado y produce una gran reacción e inflamación en el ojo. La sintomatología que se llama blefaroespasmo o dificultad para abrir los párpados y, por tanto, conlleva la dificultad añadida para el propietario o veterinario de poder localizar la espiga, ya que es muy difícil verla. Lesionan rápidamente la córnea, provocando importantes úlceras por el  roce, por lo que hay que actuar con rapidez sino el perro perderá el ojo. El veterinario deberá poner un colirio anestésico para dormir la superficie del ojo y así poder extraer la espiga, revisar los daños y administrar el tratamiento oportuno.

Las espigas en la nariz

Es otro lugar donde la espiga puede entrar y en este caso se dará cruenta al momento porque su perro empezará a estornudar bruscamente e incluso puede sangrar. Uno debe ir al veterinario aunque en estos casos poco se puede hacer.

 Para prevenir las espigas

  • En perros de pelo largo. deberíamos recortarle el pelo de la cara, las orejas, los dedos y las almohadillas.
  • Revisar las zonas donde se le puede acomodar una espiga, los dedos, las patas, los pliegues de la piel, las zonas del pelo abundantes, la cabeza, los oídos, ojos etc. Eso debemos hacerlo cada vez que volvamos del campo o si ha estado en algún sitio donde hayamos visto espigas.
  • Ten en cuenta que la espiga se va moviendo por el manto, con la punta hacia delante. Se va desplazando siempre en la misma dirección, hasta que la puntita se topa con algo. Es entonces cuando empieza rozarse, generando finalmente un pequeño agujero por donde entra.

Los problemas causados por las espigas pueden llegar a ser muy graves, pero una buena inspección diaria de todos los lugares mencionados puede prevenir la mayoría de los posibles problemas

Pienso recomendado

profine-snack-meat-sandwich-80-grs

Pienso profine